lunes, mayo 20

Cuatro inmigrantes nigerianos aparecen en Brasil tras 14 días a bordo de un timón de un barco: «Estaba temblando, muy asustado»

Cuatro polizones nigerianos aparecieron en el puerto de Vitoria en Brasil, este martes, después de estar 14 días a bordo de un timón de un barco. En su décimo día en el mar, se quedaron sin comida ni bebida.

Según cuentan, sobrevivieron otros cuatro días bebiendo el agua del mar que caía a pocos metros por debajo de ellos, antes de ser rescatados por la policía federal brasileña.

Su extraordinario viaje a través de 5.600 kilómetros, en el que desafiaron a la muerte, pone de manifiesto los riesgos que algunos emigrantes están dispuestos a correr para conseguir una vida mejor.

«Fue una experiencia terrible para mí», dijo Thankgod Opemipo Matthew Yeye, de 38 años, uno de los cuatro nigerianos, en una entrevista en el refugio de una iglesia de Sao Paulo. «A bordo no es fácil. Estaba temblando, muy asustado. Pero estoy aquí».

Su alivio por haber sido rescatados pronto dio paso a la sorpresa.

Los cuatro hombres dijeron que esperaban llegar a Europa y se llevaron una gran sorpresa al enterarse de que, en realidad, habían aterrizado al otro lado del Atlántico, en Brasil. Dos de ellos han sido devueltos a Nigeria a petición propia, mientras que Yeye y Roman Ebimene Friday, de 35 años y natural del estado de Bayelsa, han solicitado asilo en Brasil.

«Rezo para que el gobierno de Brasil se apiade de mí», dijo Friday, que ya había intentado huir de Nigeria en barco una vez, pero fue detenido por las autoridades de ese país.

Ambos afirmaron que las dificultades económicas, la inestabilidad política y la delincuencia no les habían dejado otra opción que abandonar su Nigeria natal. El país más poblado de África sufre desde hace tiempo problemas de violencia y pobreza, y los secuestros son endémicos.

Yeye, ministro pentecostal del estado de Lagos, explicó que las inundaciones de este año destruyeron su granja de cacahuetes y aceite de palma, dejándole a él y a su familia sin hogar. Espera que ahora puedan reunirse con él en Brasil.

Friday relató que su viaje a Brasil comenzó el 27 de junio, cuando un amigo pescador lo llevó a remo hasta la popa del Ken Wave, de bandera liberiana, atracado en Lagos, y lo dejó junto al timón. Para su sorpresa, se encontró con tres hombres que ya estaban allí, esperando a que zarpara el barco. Friday dijo que estaba aterrorizado. No conocía a sus nuevos compañeros y temía que pudieran arrojarlo al mar en cualquier momento.

«Puede que si te cogen te tiren al agua»

 

Una vez que el barco se puso en marcha, los cuatro hombres hicieron todo lo posible por no ser descubiertos por la tripulación, que también temían que les ofrecieran una tumba de agua.

«Puede que si te cogen te tiren al agua», dijo. «Así que nos enseñamos a no hacer nunca ruido».

Pasar dos semanas a tiro de piedra del océano Atlántico era peligroso.

Para evitar caer al agua, Friday dijo que los hombres montaron una red alrededor del timón y se ataron a ella con una cuerda. Cuando miró hacia abajo, dijo que podía ver «peces grandes como ballenas y tiburones». Debido a las condiciones de hacinamiento y al ruido del motor, dormir era escaso y arriesgado. «Me alegré mucho cuando nos rescataron», dijo.

El padre Paolo Parise, sacerdote del refugio de Sao Paulo, dijo que había conocido otros casos de polizones, pero nunca uno tan peligroso. Su viaje demuestra hasta dónde puede llegar la gente en busca de un nuevo comienzo. «La gente hace cosas inimaginables y profundamente peligrosas».