domingo, abril 14

Emma Coronel, la kardashian de los narcos mexicanos

Conocí a Emma Coronel en Culiacán, Sinaloa, un caluroso mediodía de febrero de 2016. Ella tenía entonces 26 años de edad y desde los 17 era pareja sentimental del narcotraficante mexicano Joaquín Guzmán Loera, ‘El Chapo’, el líder más famoso del Cartel de Sinaloa, considerado el grupo criminal de tráfico de drogas más importante del mundo según el Gobierno de EE.UU.

Fui la primera periodista a quien ella aceptó dar una entrevista y a partir de ahí tuvimos contacto durante al menos dos años. Tras casi 20 años investigando al Cartel de Sinaloa, a través de la conversación videograbada con Emma y de nuestras posteriores pláticas y mensajes se abrió la puerta que permitió asomarme por primera vez al bizarro mundo en el que ella y mujeres como ella viven dentro de las cúpulas familiares de los carteles de la droga en México. Encerradas en una jaula de barrotes de oro y alfombra carmesí, frágiles como el cristal e inestables como arenas movedizas.

Una novela romántica

Lo que Emma pintó en aquella primera entrevista fue una especie de novela romántica a la Jane Austen, pero cuyo escenario no era la campiña inglesa sino en el pequeño poblado de Canelas, Durango, enclavado en la borrascosa Sierra Madre Occidental al norte de México donde ella vivió su infancia y adolescencia pese a haber nacido en California.

Como en las historias de Austen, todo comenzó en un baile ocurrido en 2006 en un poblado de la montaña. No fue un minueto sino música de banda sinaloense cuando ella, de apenas 17 años, se topó en la pista de baile con él, 32 años mayor. Los protagonistas del culebrón no eran burgueses de alta alcurnia, sino Emma, hija de campesinos, y El Chapo cuyo único título ‘nobiliario’ era ser un famoso jefe del narcotráfico mundial y uno de los más buscados por la DEA.

Según su descripción, ella era una candidata a reina de belleza y él un «gentil» hombre que la conquistó con amabilidad. En 2008 se unieron en matrimonio religioso el día que ella cumplió 18 años.

Un buen esposo y padre

Mientras Emma narraba esta historia, su cabello castaño meticulosamente peinado con rizos enmarcaba su rostro; y sus ojos marrón, con pestañas tan falsas que parecían de muñeca, me miraban sin parpadear. Así ella afirmó que nunca se dio por enterada de que su esposo era narcotraficante, aunque desde que se unió a él era públicamente uno de los criminales más buscados y se fugó dos veces de prisión. Dijo que jamás lo vio armado, y contrario a todo lo que se afirmaba del sanguinario jefe de la droga él en realidad era un buen esposo, padre y caballero que ni siquiera decía malas palabras.

Imagen secundaria 1 - Coronel, elegida Miss de Sinaloa, siempre ha estado muy preocupada por su físico
Imagen secundaria 2 - Coronel, elegida Miss de Sinaloa, siempre ha estado muy preocupada por su físico
PREOCUPADA POR SU FÍSICO
Coronel, elegida Miss de Sinaloa, siempre ha estado muy preocupada por su físico
ABC/Anabel Hernández

A los 22 años dio a luz a hijas gemelas procreadas con el narcotraficante. Emma me afirmó que él la impulsó para ir a la universidad en Culiacán, Sinaloa, donde estudió Ciencias de la Comunicación y dijo que soñaba con ser periodista.

En esa versión romanceada de su vida, los vástagos de su marido, mejor conocidos como Los Chapitos –Iván Archivaldo, Alfredo, Ovidio y Joaquín–, procreados con otras mujeres, eran como ‘príncipes nobles’, pese a que el Gobierno de Estados Unidos tiene sendos expedientes criminales abiertos contra los cuatro y los acusa de tráfico de drogas, torturas despiadadas, pago de sobornos a autoridades mexicanas, extorsiones a la población y homicidios.

La inédita aparición en escena pública de la esposa de un jefe del narcotráfico era noticia por sí misma. La entrevista que me concedió fue difundida en horario estelar por Telemundo, una de las principales cadenas de televisión de habla hispana en Estados Unidos, y fue viral internacionalmente.

Clases de dicción

Así aquella joven hija de campesinos que durante años vivió bajo la sombra del Chapo comenzó a tener luz propia. Aunque su esposo y sus hijastros fueron quienes la impulsaron a salir públicamente, tal vez si hubieran calculado las consecuencias de eso no se lo hubieran permitido.

Años después supe que para esa entrevista Emma se preparó meticulosamente. Tomó clases de dicción para disimular el acento de la sierra que la caracteriza, y para tener un mejor léxico al expresarse. Incluso la vestimenta y maquillaje fueron practicados para no parecer la típica ‘buchona’, como le llaman en Sinaloa a las mujeres del narco, ostentosas y con vestimenta llamativa y tan pegada a la piel que parece pintada.


Chapo Guzmán, detenido

Cuando en 2016 viajó a Washington a presentar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos una queja por violaciones contra los derechos humanos de Guzmán Loera, Emma me envió un mensaje de WhatsApp mostrándome su foto frente a la Casa Blanca, luego me comentaría emocionada que la gente la reconocía en la calle y le pedía fotos y autógrafos.

A partir de ese momento, Emma comenzó a romper el paradigma de ‘omertá’ y discreción al que estaban sujetas las mujeres de las cúpulas familiares del Cartel de Sinaloa, y se convirtió en una especie de ‘Kardashian’ del mundo narco. Una influencer que otras esposas de su generación dentro del cartel comenzaron peligrosamente a imitar generando boquetes en la seguridad del grupo criminal. Una de ellas Adriana Meza Torres, la esposa de Ovidio Guzmán, hijo de El Chapo y uno de los cabecillas de Los Chapitos, quien ahora se afirma es la ‘nueva reina del Cartel de Sinaloa’.

Cómplice de la fuga

La inverosímil ‘novela’ que Emma narró llego a su fin cuando durante el juicio contra El Chapo en Nueva York, llevado a cabo a fines de 2018 y principios de 2018, el brazo derecho de Guzmán Loera, Dámaso López Núñez alias ‘El Licenciado’, reveló los pormenores del rol de Emma para colaborar en la fuga del Chapo de una cárcel de máxima seguridad en 2015, con el pago de sobornos.

Y a través de los mensajes intercambiados entre la pareja Emma-Chapo, a los que tuvo acceso el Departamento de Justicia de EE.UU., se supo que Emma conocía perfectamente de los negocios criminales de su esposo, hablaban de armas y bromeaban sobre ellas delante de sus pequeñas hijas, conversaban sobre operaciones de tráfico de droga y fue ella la impulsora para que su padre se asociara en el tráfico de drogas con El Chapo.

En 2019 el esposo de Emma fue declarado culpable y sentenciado a cadena perpetua. Y Los Chapitos se convirtieron en los violentos jefes de la facción del cartel de Sinaloa que había encabezado su padre. Los ‘narcojuniors’ eran famosos por ser desalmados, particularmente el mayor de ellos Iván Archivaldo, tres años mayor que Emma.


El Chapo tras ser detenido después de fugarse de la cárcel


ABC

En febrero de 2021, la mujer del Chapo fue detenida a su llegada al Aeropuerto Internacional Dulles, en Washington DC. El medio ‘Vice’ afirmó que Emma se había entregado a la Justicia a cambio de un acuerdo de cooperación. Sus abogados lo negaron.

Sin acudir a juicio, ella se declaró culpable de conspirar en el tráfico de droga, fungir como mensajera entre su esposo y miembros del cartel y haber colaborado en la fuga de una cárcel de máxima seguridad mexicana en 2015. Pese a los graves cargos que habrían significado al menos diez años de prisión, benévolamente la corte de Distrito de Columbia la sentenció solo a tres, los cuales se redujeron a dos años y siete meses.

Estrella de la televisión

Personas cercanas a Emma me aseguraron meses antes de su arresto que la relación entre ella y Los Chapitos era muy mala. Le habían recortado el dinero, no le habían concedido ni una propiedad y le dejaron claro que estaba fuera de la narco familia. Esto habría impulsado a que Emma desafiara al clan participando en una serie de TV transmitida en Estados Unidos llamada ‘Cartel Crew’ donde participaron familiares de narcotraficantes, principalmente colombianos. También comenzó a sobreexponerse en redes sociales posando con vestimenta provocativa. Su propia madre, Blanca Aispuro pidió a conocidas de Emma hacerla entrar en razón, pero ya nada la detendría.

Basada en la entrevista que le hice y en las conversaciones que sostuvimos, en 2021 publiqué el libro ‘Emma y las otras señoras del narco’ (Penguin Random House). Las veces que he sido cuestionada sobre lo que pienso de ella mi respuesta siempre ha sido igual: es una mujer mucho más compleja de lo que a simple vista se ve, no se le puede subestimar.

Gracias a una fuente de información dentro del Cartel de Sinaloa que conoció a Emma desde 2008, ahora se ha tenido acceso a una versión más completa detrás de la detención y pronta liberación de la esposa de El Chapo.

«Así era el estereotipo de la mujer de Culiacán, ese cuerpo, esos labios y todas querían verse de esa forma. Para mí se veía físicamente mejor antes, pero más refinada ahora»

«Conocí a Emma en 2008, para mí es el estereotipo de una joven de la sierra, le gusta llamar la atención y en ese mundo lo que aspiran es a ser la mujer de un narcotraficante para así sentirse importante», describió el informante quien pidió que su nombre quedara bajo reserva y quien llegó a convivir directamente con ella. «Era buena onda e irradiaba humildad para los que la rodeaban, en aquel entonces se portaba muy amable con todos», comentó refiriéndose a los miembros del cártel.

Señaló que Emma era «alegre» y que le gustaba andar de fiesta mientras el jefe narco estaba en prisión. Se le conocieron dentro amigos entre los años 2015, 2016 y 2020. Esto fue del dominio público dentro del cartel.

Con los años el físico de Emma fue transformando por diversas cirugías estéticas. «Así era el estereotipo de la mujer de Culiacán, ese cuerpo, esos labios y todas querían verse de esa forma. Para mí se veía físicamente mejor antes, pero más refinada ahora». «Le gusta ser el centro de atención y trata de refinarse para no dejarse ver como una muchacha de la sierra».

De acuerdo a esta persona, cuando el Chapo fue capturado en 2014, el plan de fuga fue diseñado por él y por Los Chapitos. «La relación de Emma con sus hijastros una vez que El Chapo fue capturado era de temor hacia ellos. Ellos le ordenaban qué hacer y qué decirle a Chapo».

Colaboración con EE.UU.

Fuentes vinculadas al caso abierto contra Los Chapitos en EE.UU. afirman que Emma sí colaboró con el departamento de Justicia y dio información importante que ayudó a ampliar la acusación criminal en su contra. Es un hecho probado que tras la detención de Emma aumentaron los cargos criminales contra Los Chapitos, y el Gobierno de Estados Unidos se ha focalizado desde entonces en su participación en la producción de fentanilo, causando la muerte de más de 70.000 personas de agosto de 2021 a agosto de 2022.

Mientras el 13 de septiembre Emma quedó totalmente en libertad, se terminaba el papeleo para la extradición a EE.UU. de su hijastro Ovidio, de 33 años de dad, mejor conocido como ¡El Ratón, detenido en enero de este año en Sinaloa, a quien el Gobierno estadounidense atribuye haber sido el primero en incursionar en la producción y tráfico de fentanilo. Y mientras Emma daba sus primeros pasos hacia una vida aún incierta, el 14 de septiembre Ovidio era trasladado a Chicago donde está abierto el expediente criminal 1:09-cr-00383 en el que están acusado él y sus tres hermanos, donde se presume serán acumuladas todas las acusaciones criminales en su contra.

Las opciones para El Ratón solo son dos: o se declara culpable y hace un acuerdo de colaboración teniendo que declarar contra sus cómplices, entre ellos sus hermanos, o va a juicio como su padre arriesgando la cadena perpetua. En este último escenario ¿Estará Emma en el estrado testificando contra su hijastro? Ese sería un paso que ninguna esposa de la cúpula del crimen organizado en México habría dado jamás.

SOBRE EL AUTOR

Anabel Hernández

Anabel Hernández es una periodista mexicana de investigación especializada en temas de narcotráfico. Amenazada de muerte, su domicilio fue atacado. Entre los numerosos libros que ha publicado, destacan ‘Los señores del narco’, ‘La verdadera noche de Iguala’, que recoge una amplia investigación sobre los 43 normalistas desaparecidos; o ‘Emma y las señoras del narco’, el más reciente.

<div class="voc-author__name">Anabel Hernández</div>