lunes, abril 15

Investigan las denuncias de abuso sexual y acoso en una base antártica de EE.UU.

El supervisor independiente de la Fundación Nacional para la Ciencia está enviando investigadores a la estación McMurdo, en la Antártida, que deberían llegar el lunes, después de que un informe del año pasado suscitara preocupación por las agresiones sexuales y el acoso en una base de investigación estadounidense.

La Oficina del Inspector General de la Fundación enviará a dos personas a la remota estación durante unas dos semanas para preparar «una futura presencia in situ en la Antártida y reunirse con el personal para explicar nuestro papel», dijo Lisa Vonder Haar, jefa de personal de la oficina, en un correo electrónico.

La Estación McMurdo, la principal estación estadounidense en la Antártida, puede albergar a más de 1.000 trabajadores durante la temporada de verano, según la National Science Foundation, una agencia federal que apoya la investigación y la educación en ciencias. En invierno, la población alcanza un pico de unas 220 personas.

Liz Monahon se toma una selfie en la plataforma de hielo McMurdo en noviembre de 2021. The Associated Press encontró un patrón de mujeres que trabajan en la Antártida que dijeron que sus denuncias de acoso o agresión sexual habían sido minimizadas por sus empleadores. La investigación de AP se produjo después de que la National Science Foundation publicara un informe en 2022 en el que el 59% de las mujeres afirmaban haber tenido una experiencia negativa de acoso o agresión mientras estaban en el hielo. (Liz Monahon vía AP)

La estación cuenta con una infraestructura similar a la de una ciudad, que incluye dormitorios, un parque de bomberos, plantas de servicios públicos y tiendas.

Allí los científicos investigan los glaciares, la vida salvaje, el cambio climático y otros temas.

Informe

El año pasado, un informe de la National Science Foundation reveló que muchos miembros del programa antártico afirmaban que las agresiones sexuales, el acoso sexual y el hostigamiento eran problemas en el programa.

El informe de junio de 2022 se basó en entrevistas, encuestas en línea y grupos de discusión con personas de la estación McMurdo y otros centros de investigación y lugares de trabajo de campo en la Antártida.

Estos lugares de investigación están aislados y los compañeros de trabajo viven muy juntos, lo que según el informe «crea una dinámica complicada que difumina los límites entre la vida personal y profesional.»

En octubre de 2022, la Oficina del Inspector General de la Fundación inició una inspección independiente sobre la prevención y la respuesta del Programa Antártico de EE.UU. ante el acoso y las agresiones sexuales.

Asistencia

Desde julio, la oficina cuenta con agentes especiales que responden a distancia a las quejas de los trabajadores de las estaciones de investigación antárticas y está «trabajando para tener una presencia in situ durante las futuras temporadas de verano austral», dijo Vonder Haar.

La Oficina del Inspector General también ha reforzado su capacidad para investigar las agresiones sexuales, por ejemplo enviando agentes especiales a la Antártida tras una agresión sexual.

Vonder Haar dijo que el inspector general adjunto de investigaciones y un agente especial que ha investigado agresiones sexuales en entornos remotos estarían en la estación de investigación desde el lunes hasta el 17 de noviembre, salvo retrasos meteorológicos.

Aproximadamente un año después de que la Fundación hiciera público su informe interno, The Associated Press publicó una investigación en la que se afirmaba que el «entorno aislado y la cultura machista» de la estación McMurdo habían permitido que prosperaran las agresiones sexuales y el acoso.

La investigación se basó en registros judiciales, comunicaciones internas y entrevistas con más de una docena de empleados actuales y antiguos de la base de investigación.

El informe de 2022 señalaba que, en los grupos de discusión, el 59% de las mujeres afirmaron haber tenido una experiencia negativa de agresión sexual o acoso sexual. D

e estas mujeres, el 95% conocía a alguien que había sufrido agresiones sexuales o acoso sexual en el programa, según el informe.

El informe incluía extractos de entrevistas con trabajadoras, cuyo nombre no se dio a conocer, incluida una mujer que declaró que en su primer día en la estación McMurdo le dijeron «que no entrara en el edificio [X] a menos que quisiera ser violada«.

Otra entrevistada dijo que las mujeres de McMurdo a veces llevaban herramientas, como un martillo, u otros objetos para utilizarlos como armas, porque pensaban que nadie velaba por su seguridad.

Resignación

El informe afirmaba que existía una «percepción ampliamente compartida» entre los entrevistados de que las víctimas serían castigadas por denunciar conductas sexuales inapropiadas y que a los agresores se les permitiría conservar sus puestos de trabajo, o incluso recibir ascensos.

El informe también concluía que «casi no existía» un sistema de prevención y que, en cambio, los recursos se centraban en la respuesta.

Además del viaje de los investigadores a la Antártida, la fundación anunció el jueves que había nombrado a Renée Ferranti asistente especial del director de la fundación para la prevención de agresiones sexuales y acoso y la aplicación de medidas de respuesta.

Según el organismo, se encargará de evaluar las políticas existentes, asesorar sobre la asignación de recursos y recomendar mejoras organizativas.

El director de la fundación, Sethuraman Panchanathan, dijo en un comunicado que el puesto era una «función crítica, ya que la NSF sigue fortaleciendo nuestros esfuerzos para promover entornos de investigación seguros para todos».

«Abordar este omnipresente problema sigue siendo una prioridad absoluta para mí y para la agencia, y con la experiencia de Renée seguiremos adaptando y acelerando aún más nuestros esfuerzos para abordar el cambiante panorama de la prevención y respuesta a las agresiones sexuales», afirmó.

c.2023 The New York Times Company