lunes, abril 15

la escandalosa conducta en el teatro de la congresista ultraconservadora Lauren Boebert

La congresista del partido Republicano Lauren Boebert ha intentado resolver la vergüenza pública de ser echada del Teatro Buell de Denver por vapear, gritar y, además, dar y recibir caricias sexuales en pleno show de ‘Beetlejuice’.

«Es cierto, disfruté muchísimo del increíble Beetlejuice (…) me declaro culpable de reír y cantar demasiado alto», fue la primera reacción de la política, que busca la reelección para mantener su escaño en el Congreso, luego de que salieron a luz las primeras imágenes de las cámaras de seguridad en las que se le ve saliendo escoltada por la seguridad del lugar junto a su acompañante.

En un primer momento, la agencia encargada del teatro no reveló los nombres de las personas expulsadas por faltar al código de conducta, pero la campaña de la representante legislativa de Colorado salió a excusarla diciendo que su error había sido tomar fotografías sin saber que no estaba permitido.

La visión relajada del suceso ofrecido por la congresista y la excusa de equipo se han estrellado contra la grabación de las cámaras de seguridad obtenidas y difundidas por el medio ‘9News’ que la muestra vapeando y arrojando humo sobre los demás asistentes, mientras intercambiaba risas y gestos de complicidad con su acompañante, con quien termina protagonizando una escena de exhibicionismo sexual: él acariciando sus pechos y ella devolviéndole el gesto deslizando su mano en su entrepierna.

De acuerdo con reportes de prensa, la pareja fue advertida de las quejas durante el intermedio del show, pues era un espectáculo para todo público, pero no atendió el llamado a moderar su comportamiento por lo que el personal de seguridad tuvo que pedirles que se retiraran.

Las disculpas: «No cumplí con mis valores»

Ante la evidencia de su cuestionable conducta, Boebert ha tenido que pedir disculpas, tanto en un comunicado como en una entrevista con ‘One American News Network’, donde dijo que quizás se mostró «demasiado animada» y hasta se recriminó un comportamiento que «no cumplió con mis valores».

Previamente, la representante republicana había dicho que simplemente no recordaba haber vapeado y que «independientemente» de su percepción de lo sucedido «ahora está claro que eso no era exacto. No era mi intención ni la de mi campaña engañar, pero entendemos la naturaleza de cómo se ve esto», escribió.

La política incluso justifica que pasa por un momento difícil a causa del divorcio que afronta desde el pasado mes abril.

«No existe un plan perfecto para atravesar un divorcio público y difícil, que en los últimos meses ha sido un momento personal desafiante para mí y para toda mi familia. He tratado de manejarlo con fuerza y gracia lo mejor que puedo, pero simplemente no cumplí con mis valores el domingo», expuso.

Críticas homofóbicas y racistas

Lauren Boebert es una política reconocida por sus posturas radicales, especialmente contra la comunidad LGBTQ+ alegando la importancia de proteger a los niños de la «sexualización».

En junio de 2022, Boebert recomendó en un tuit: «Lleva a tus hijos a la Iglesia, no a bares de dragsters». Dos meses después intentó boicotear un cuentacuentos de ‘drag queens’ en una biblioteca lanzando una controvertida advertencia a ese colectivo: «¡Manténganse alejados de los niños en el Tercer Distrito de Colorado!».

Antes, la republicana también fue duramente criticada por hacer comentarios antimusulmanes, por los que también debió presentar excusas públicas. Fue en noviembre de 2021 después de que apareciera en un vídeo sugiriendo que la representante estadounidense Ilhan Omar, una de las dos mujeres musulmanas en el Congreso, aparentaba ser un terrorista en el Capitolio de EE.UU.