lunes, mayo 20

quiénes son y qué proponen los candidatos

De un lado, una abogada de 45 años, ex diputada y ex funcionaria del gobierno de Rafael Correa. “Madre soltera” de dos hijos y amante de las mascotas. Del otro, un economista y empresario de 35 años, ex legislador en la provinca de Santa Elena. Casado, padre de dos hijos y un tercero en camino. Luisa González y Daniel Noboa encarnan los dos modelos de gobierno que se enfrentan en el balotaje de este domingo en Ecuador.

González fue la ganadora de la primera vuelta, con el 33,61% de los votos, que se dividieron entre ocho candidatos.

Abanderada del movimiento Revolución Ciudadana, contó con todo el respaldo del partido de Correa, y del propio ex mandatario, que desde el exterior alentó fervientemente su candidatura en entrevistas y mensajes en las redes sociales.

El aparato de comunicación correísta está enfocado en mostrar la experiencia que tienen en la administración estatal, y se apoyan en la bonanza económica con la que contó el período de Correa, gracias especialmente a los altos precios que mantenía entonces eel petróleo, principal producto de exportación de Ecuador.

Pero la experiencia correísta puede convertirse en un lastre ante la mirada de la gran tajada de la población ecuatoriana que rechaza un posible regreso al gobierno populista.

Aunque en sus diez años de gobierno (2007-2017) Correa mejoró la situación de millones de ciudadanos hasta entonces postergados -según admiten hasta sus más enérgicos adversarios- y renovó notablemente la infraestructura en el país, lo hizo a costa de un inmenso gasto del Estado y entre denuncias de clientelismo y abierta corrupción.

Luisa González, la candidata del correísmo, en un acto este jueves en Guayaquil. Foto: AFP

Ahora González busca distanciarse de la figura de Correa y mostrarse más cercana a los votantes jóvenes, que serán decisivos en esta contienda. Admite que el ex mandatario será su asesor, pero que mantendrá la independencia.

Sin embargo, los adversarios de la abanderada de Revolución Ciudadana y varios politólogos con los que conversó Clarín en Quito a lo largo de esta campaña coinciden en que González no es más que la figura fiel que encontró el ex mandatario para que su partido retome el poder.

Exiliado en Bélgica, país natal de su esposa, Correa no puede volver a Ecuador pues quedaría preso en virtud de una condena a ocho años por un caso de corrupción.

Las propuestas

Una de las prioridades de González será el combate a la inseguridad, cuando Ecuador se acerca al récord de 40 homicidios por cada 100.000 habitantes, cuatro veces más que en 2018, debido a la violencia ligada al narcotráfico. También le preocupa el bajo nivel de salud y educación en un país “destrozado” tras los gobiernos de derecha que sucedieron al correísmo.

González achaca la criminalidad a los gobiernos de Lenín Moreno y Guillermo Lasso, quienes “priorizaron una agenda de venganza política y odio por encima del bienestar de la gente”, según manifestó la candidata.

Amante de los tatuajes, deportista, cristiana y defensora de los animales, González promete el regreso de un Estado más solidario. Aunque fue criticada por sectores feministas por su postura antiaborto cuando fue congresista (2021-2023).

Rafael Noboa recorrió el país con el chaleco antibalas. Foto: EFE Rafael Noboa recorrió el país con el chaleco antibalas. Foto: EFE

Noboa, en tanto, es casi un desconocido en la política y la sorpresa electoral de la primera vuelta, cuando obtuvo el segundo lugar con el 23,47% de los votos. Pero su apellido tiene una fuerte presencia en el país. Su padre, Alvaro Noboa, es un millonario empresario del sector bananero, y fue candidato presidencial de centroderecha cinco veces. En 2006 perdió contra Correa.

El joven candidato promete enfrentar con mano dura a las bandas del narcotráfico y el crimen.

Pese a su origen, evita encasillarse en alguna corriente ideológica. “Defender las libertades es defender la libertad de empresa, la libertad de elección, la libertad de prensa; tenemos que hacer un gobierno que tenga apertura internacional, que sepa generar empleo y dar seguridad a las personas”, afirmó en campaña. Ese es el “noboismo”, según sus seguidores.

presencia femenina en su campaña es relevante. Su madre, médica y ex legisladora, recorre el país y promueve activamente la candidatura de su hijo en caravanas, reuniones y actos.

Su esposa, la influencer y nutricionista Lavinia Valbonesi, de 25 años, también es protagonista en su campaña. Días atrás anunciaron por las redes que esperan otro hijo. Ya tienen a Alvarito, de poco más de un año. Y él tiene además una hija de 4 años de su matrimonio anterior.

Si gana, Noboa promete aplicar un firme plan de seguridad, unificar una central de inteligencia, proveer de insumos y alta tecnología a la policía y militarizar cárceles, puertos y vías para neutralizar la violencia que avanza en el país.

Asegura que el suyo “es un proyecto diseñado para darle libertad, paz y progreso al Ecuador”, un país en crisis económica y marcado por el aumento de la violencia. “Es un proyecto a futuro, no volver al pasado”, remarca.

Frente a un mandato que tendrá apenas 17 meses, Noboa apunta a “atender lo urgente: reducir la violencia, la desocupación juvenil, y generar empleo”.