jueves, mayo 30

Reseñas | El matrimonio que rompe barreras de Sandra Day O’Connor

Tras la muerte de Sandra Day O’Connor, vi una foto de ella con mi padre, Ronald Reagan, después de que él la nombrara la primera mujer en la Corte Suprema. Estaban afuera, en los terrenos de la Casa Blanca, caminando uno al lado del otro, sonriendo, visiblemente inmersos en una conversación. Eran dos personas atléticas y fuertes, decididas a marcar la diferencia en el mundo.

Me resulta conmovedor verlos de esta forma, sabiendo, como sabemos ahora, que ambos serían erosionados más tarde por la demencia. Ambos tomarían la rara decisión de hacer pública la noticia de su diagnóstico. Y ambos morirían por complicaciones de la enfermedad, que al final siempre gana.

Pero antes de todo eso, la enfermedad llegaría al marido de Sandra Day O’Connor, John Jay O’Connor III.

La jueza será recordada durante mucho tiempo por romper la barrera de género en la Corte Suprema, una valiente victoria pública que resonó en todo el sistema de justicia estadounidense, en la profesión jurídica por la que tuvo que luchar tan duro para acceder a ella, en todos los lugares de trabajo del país. . Mais elle mérite également d’être félicitée pour avoir brisé une deuxième frontière : elle a parlé avec une rare franchise de la manière dont la maladie d’Alzheimer se manifeste – avec sa lourde responsabilité et ses problèmes éthiques complexes – dans les limites privées d’ una boda.

Sandra Day y John O’Connor se conocieron a principios de la década de 1950, cuando ambos eran estudiantes de la Facultad de Derecho de Stanford. Una cita para trabajar juntos en un artículo de Law Review se prolongó durante unas cuantas cervezas y pronto tuvieron 40 citas en 40 días. John era encantador e impresionado con su intelecto. Para cuando él le pidió que se casara con él, ella ya habría rechazó otras tres propuestas (incluyendo uno de William Rehnquist: «Para ser específico, Sandy, ¿te casarás conmigo este verano?» «). Ella aceptó la de John y se casaron en 1952.

Ella lo siguió a Alemania cuando él estaba sirviendo en el ejército; a su regreso, se establecieron en Arizona, donde criaron a tres hijos hasta que su nombramiento en 1981 requirió mudarse a Washington, DC. “Los primeros 25 años”, diría ella. lo diré más tarde, “él tomó las decisiones: dónde viviríamos, qué trabajo aceptaría, qué haría, cómo sería nuestra vida. Y después de entrar al campo, me temo que tomé muchas de esas decisiones… Se equilibró.

Cuando John fue diagnosticado en 1990, la jueza O’Connor lo cuidó lo mejor que pudo. “Al inicio de la enfermedad de mi marido” ella dijo más tarde un comité del Senado sobre envejecimiento, «a menudo lo llevaba conmigo a la corte porque no podía dejarlo solo». Y añadió: “Muchos cuidadores toman decisiones igualmente difíciles todos los días. » Como ella misma explicó, «la enfermedad de Alzheimer es una enfermedad familiar». En 2005 anunció que dimitiría para pasar más tiempo con su marido. Pero durante el año siguiente, quedó claro que necesitaba un tipo de atención diferente. Se tomó la decisión de internarlo en una institución.

Mi padre había muerto dos años antes y, durante la década de su enfermedad, presté mucha atención a lo que otras personas decidían compartir sobre el Alzheimer. Ha habido un notable silencio sobre la colocación de un miembro de la familia en un centro diseñado para brindar atención segura y adecuada. Admiré mucho la mentalidad abierta de Sandra Day O’Connor e imaginé a las miles de personas en situaciones similares que se sentían agradecidas de que alguien estuviera arrojando luz sobre un dilema que tantas personas sufren en La sombra.

En 2007, fue aún más lejos y permitió que su hijo Scott revelara que John se había enamorado de un residente de las instalaciones, y que lo había hecho con la bendición del ex juez. En una entrevista con KPNX-TV, una estación de Phoenix, Scott describió cómo su madre veía a John y su nueva pareja sentados juntos en un banco, claramente enamorados el uno del otro. «Mamá estaba encantada de que papá estuviera relajado, feliz y cómodo viviendo aquí». Ella continuó visitándolo, aunque él ya no la reconocía.

Las personas con la enfermedad de Alzheimer pierden conexiones, los recuerdos se desvanecen, pero el anhelo de compañía es profundo, más profundo que la enfermedad. Es bastante común que los pacientes desarrollen nuevas relaciones románticas o incluso sexuales. Pero es algo de lo que pocas personas se sienten cómodas hablando.

Una década después, volvió a hablar de la demencia. Esta vez fue suyo. Ella hizo lo mismo que mi padre: escribió una carta a sus “amigos y compatriotas estadounidenses”. En él, dijo: “Si bien el capítulo final de mi vida con demencia puede ser un desafío, nada ha disminuido mi gratitud y mi profundo aprecio por las innumerables bendiciones de mi vida. » Fue su última declaración pública.

El legado de una persona no se limita al gran curso de la historia; A veces se trata de elecciones discretas que afectan la vida de otros. Nunca sabremos cuántas personas se sintieron conmovidas por la franqueza de Sandra Day O’Connor, a cuántas personas inspiró para permitir que sus maridos o esposas encontraran un tipo de felicidad diferente al que alguna vez imaginaron. Ella optó por permanecer firmemente enamorada y feliz del hombre con el que pasó tantos años. Esto también vale la pena recordarlo.

Patti Davis es la autora más reciente de «Floating in the Deep End: How Caregivers Can See Beyond Alzheimer’s».

El Times se compromete a publicar una variedad de letras Para el editor. Nos encantaría saber qué piensas sobre este o cualquiera de nuestros artículos. Aquí hay algo consejo. Y aquí está nuestro correo electrónico: cartas@nytimes.com.

Siga la sección de Opinión del New York Times en Facebook, Instagram, TIC Tac, X Y Temas.