domingo, diciembre 10

Tras la pandemia, el clima extremo amenaza al turismo de verano en Estados Unidos

Para las pequeñas empresas en Estados Unidos que dependen del turismo de verano para mantenerse a flote, el clima extremo está reemplazando a la pandemia como factor determinante sobre la manera en que transcurrirá el verano.

La pandemia tuvo sus altibajos para el turismo, con un cierre total seguido de una avalancha de vacaciones debido a la demanda contenida. Este año, las pequeñas empresas afirman que el ritmo de las vacaciones está volviendo a la normalidad. Pero ahora tienen que lidiar con un clima extremo —muchos señalan que está perjudicando el negocio, pero los lugares más templados están experimentando un auge.

Los negocios relacionados con el turismo siempre han estado a merced del clima. Pero con las olas de calor, los incendios y las tormentas cada vez más frecuentes e intensas, las pequeñas empresas ven cada vez más el clima extremo como su próximo desafío a largo plazo.

Para Jared Meyers, propietario de Legacy Vacation Resorts, con ocho ubicaciones, incluidas cuatro en Florida, la llegada del huracán Idalia el miércoles como tormenta de categoría 3 provocó una pérdida de ingresos, ya que cerró temporalmente un complejo vacacional y cerró otro a nuevos huéspedes. También significa un largo período de limpieza para reparar los canalones y otros daños y la limpieza de las playas, incluida la replantación de pastos marinos y otras plantas para protegerse contra la próxima tormenta.

“Incluso cuando el huracán no golpea directamente, causa estragos económicos y emocionales —a aquellos que han sufrido pérdidas anteriores —y a nuestra forma de vida”, dijo.

Residente de Florida desde toda su vida, Meyers está acostumbrado a los huracanes, pero teme que su intensidad aumente. De hecho, la cantidad de tormentas que se intensifican drásticamente dentro de 385 kilómetros (240 millas) de una costa en todo el mundo aumentó a 15 por año en 2020, en comparación con cinco por año en 1980, según un estudio publicado en Nature Communications.

El sol se pone detrás de los árboles de Josué en Lancaster, California, donde las temperaturas alcanzaron los 41,6 grados. Foto AFP

“Se siente, y probablemente seguirá sintiéndose, como si estuviéramos saltando de una emergencia a otra basada en el cambio climático”, reiteró Meyers.

Los parques nacionales

Para Steve Silberberg en Saco, Maine, que dirige Fitpacking, una empresa que guía a las personas en viajes de mochilero por la naturaleza en parques y bosques nacionales y estatales, el clima extremo se está convirtiendo en un serio obstáculo. La investigación del Servicio de Parques Nacionales ha demostrado que los parques nacionales están experimentando condiciones climáticas extremas a un ritmo mayor que el resto del país debido a su ubicación.

La histórica nevada de marzo en Yosemite, seguida de un incendio forestal, afectó una caminata que Silberberg había planeado. Otra caminata fue cancelada debido a una nevada inusualmente grande que hizo que Narrows, parte del Cañón Zion en el Parque Nacional Zion en Utah, fuera intransitable debido a un gran volumen de agua de deshielo. Tuvo que cancelar un viaje al Bosque Nacional Los Padres en California debido a los incendios forestales y las posteriores inundaciones, que destruyeron los senderos y los volvieron intransitables.

“Nos estamos acercando rápidamente a una encrucijada en cuanto a cómo mantener viable el negocio”, dijo. “Parece que casi la mitad de nuestros viajes se ven afectados de alguna manera por fenómenos meteorológicos cada vez más extremos”.

Este verano, en el sur de California, las empresas enfrentaron un calor sofocante, seguido por la tormenta tropical Hilary, la primera tormenta tropical que la región había visto en 84 años.

“Definitivamente, el clima extremo llegó para quedarse”, sostuvo Shachi Mehra, chef ejecutivo y socio de Adya, un restaurante indio en Anaheim, California.