domingo, abril 14

Un milln y medio de personas arropa al papa en Lisboa en la primera JMJ tras la pandemia

Actualizado

Desde que el papa lleg a Lisboa, el da 2, ha estado arropado por multitudes

Un sacerdote bendice a un peregrino antes de la Vigilia Vespertina durante la Jornada Mundial de la Juventud en el Parque Tejo en Lisboa, Portugal, este sbadoMIGUEL A. LOPESEFE

Una entusiasta y colorida marea de 1,5 millones de fieles se han reunido este sbado en Lisboa para la vigilia de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), presidida por el papa Francisco.

La cantidad de personas presentes en la inmensa explanada dispuesta para el evento junto al Tajo fue comunicada por el Vaticano, citando una estimacin de las autoridades portuguesas.

Jvenes catlicos de todo el mundo fueron llegando durante el da con sus mochilas y sacos de dormir, preparados para pasar la noche hasta la misa final del domingo.

Jorge Bergoglio, de 86 aos, realiz su aparicin poco despus de las 19H00 en esta vigilia con ambiente de macrofestival, que arranc con actuaciones de msica pop-rock en el colosal escenario que domina este enorme recinto dispuesto en un antiguo vertedero.

Los organizadores haban proyectado que la vigilia y la misa del domingo por la maana reunieran a un milln de personas, como punto lgido de la semana de encuentros culturales y espirituales que integran esta edicin de la mayor reunin catlica internacional.

En una amplia superficie llena de tiendas de campaa, banderas de numerosos pases e instalaciones sanitarias temporales, los jvenes aguardaron en un ambiente festivo, rodeados por un amplio dispositivo de seguridad.

«Nosotros hemos venido caminando desde Barcelona, hemos salido hace 40 das. Es una peregrinacin para ver al papa», cont a la AFP Santi Salvador, un estudiante espaol de 19 aos, que recorri 1.300 kilmetros para llegar.

«Participar en esta vigilia es importante por la grandiosidad del evento, por lo que representa para los catlicos», indic de su lado Tiago Carlos, un portugus de 30 aos.

Discurso improvisado

El sbado por la maana, el pontfice argentino fue recibido por unos 200.000 fieles en el santuario de Ftima, unos 130 km al norte de Lisboa, donde rez el rosario con jvenes enfermos, discapacitados y seis prisioneros.

«La Iglesia no tiene puertas, para que todos puedan entrar», afirm el pontfice argentino durante un breve discurso pronunciado en espaol, como casi todos desde que lleg el mircoles a Portugal.

«Esta es la casa de la madre y una madre siempre tiene el corazn abierto para todos sus hijos. Todos, todos, todos, sin exclusin», repiti entre aplausos, reiterando un mensaje que ya subray en otras ocasiones en esta JMJ.

Al contrario de lo que estaba previsto, el papa improvis casi toda su intervencin.

Francisco –quien se desplaza en silla de ruedas o apoyado en un bastn por una salud cada vez ms frgil– ya haba variado el guin de uno de sus discursos el viernes, tras explicar espontneamente que no le funcionaban «los reflectores» y no consegua leer bien.

El portavoz del Vaticano indic a la AFP que el cambio del viernes se haba debido efectivamente a «un reflejo provocado por la iluminacin», mientras que el de este sbado haba sido «una eleccin» del pontfice.

«En silencio, el papa rez extensamente con dolor por la paz ante la Virgen de Ftima», precis despus Matteo Bruni a los periodistas, excluyendo cualquier problema de visin.

«Esperanza»

A su llegada a Ftima en un helicptero del ejrcito del aire portugus, Francisco fue aplaudido por unos 200.000 fieles que no llegaban a colmar el recinto, bajo un cielo oscurecido por el humo y la ceniza de un incendio forestal activo a un centenar de kilmetros.

Despus recorri en «papamvil» la explanada que rodea la pequea capilla que marca el lugar donde, segn la tradicin catlica, la Virgen Mara se apareci a tres nios en 1917.

«Es una visita importante que nos va a ayudar en la fe», afirm Juan Fiorani, un estudiante argentino de 17 aos, llegado desde la vecina Espaa, donde pasaba sus vacaciones.

Bergoglio ya visit Ftima como papa en mayo de 2017 para la multitudinaria canonizacin de dos de los pastores, a la que acudieron unos 500.000 peregrinos.

Francisco est desde el mircoles en Portugal, donde cumple una cargada agenda dentro de la JMJ de Lisboa.

Desde el comienzo de su visita, abord cuestiones como la ecologa, la guerra en Ucrania o el dolor de las vctimas de abusos sexuales a menores por parte de miembros de la Iglesia.

Conforme a los criterios de
The Trust Project

Saber más